El mal aliento no le gusta a nadie

¿Es normal que a los perros les huela mal la boca…? No, el origen del mal aliento proviene de la acumulación de sarro en los dientes.

El sarro, está compuesto por la cristalización de las sales minerales de la saliva, depósito de restos de comida, células y bacterias. A menudo se acompaña de encías inflamadas (gingivitis) y sangrado.

Si el sarro no se elimina, lo más probable es que se produzca la caída de las piezas dentales.

En el caso de las razas pequeñas o toy (yorkshire, Pomerania, shit-zu, etc.) y las razas braquicéfalas (bulldog francés, bóxer, carlino, etc.) por la conformación especial de su arcada dentaria, los dientes se “apelotonan” en muy poco espacio, tienen mayor contacto entre sí y resulta más fácil que se acumule el sarro. Los gatos tampoco se libran de la presencia del sarro en sus dientes.

«Para evitarlo es necesaria la limpieza de los dientes al menos una vez por semana con cepillo o dedil y spray o  pasta dentífrica específica para animales de compañía»

Pero si no lo hemos hecho así y el sarro, en un principio amarillo y luego marrón, ya está presente en la boca de nuestro perro o gato, necesitamos hacer una limpieza dental profesional, la mayoría de los perros y gatos de más de tres años de edad presentan sarro en sus dientes.

¿Cómo es la limpieza dental en perros y gatos?

Es una intervención habitual en la clínica veterinaria que consiste en la eliminación del sarro y la placa adherida a la superficie de los dientes realizado, por un veterinario, mediante un equipo de ultrasonidos manteniendo la integridad de las piezas dentales eliminando profundamente cualquier resto de suciedad.

El animal permanece anestesiado y monitorizado durante todo el proceso. A continuación, se realiza el pulido de los dientes mediante una fresa especial que elimina la placa bacteriana y devuelve a los dientes el aspecto sano que deben tener.Una vez terminado todo el proceso, se mantiene al animal en observación hasta que se despierta de la anestesia, bajo la atenta supervisión de un veterinario.

Riesgos de una mala higiene

La acumulación de sarro o placa bacteriana en la dentadura del animal puede tener como consecuencia diferentes patologías:

  • Inflamación y retracción de las encías que puede descalzar el diente y provocar caídas.
  • Caída de piezas dentales
  • Mal aliento (halitosis).
  • Estomatitis
  • Las bacterias de la placa pueden trasladarse a través del torrente circulatorio a órganos vitales como el corazón o riñón ocasionando serios problemas como la endocarditis.
  • Las bacterias pueden incluso acantonarse en huesos (La osteomielitis) provocando mucho dolor y artritis séptica.

Alimentar a nuestro animal con pienso seco y de calidad ayuda a evitar el desarrollo de sarro ya que las croquetas están diseñadas para que su diente las atraviese y se produzca un efecto cepillado en el mismo, dejando menos residuo en la dentadura. Un alimento húmedo y blando (paté, comida preparada por nosotros o cualquier alimento para personas) favorece el desarrollo de placa bacteriana.

Si tu perro presenta sarro y mal aliento aprovecha los beneficios de la campaña de este mes, llámanos ya y reserva tu cita

Tel: 912 876 237