Medicina Felina

En SAVET disponemos de instalaciones, protocolos y técnicas diagnosticas especificas para gatos, por ello somos centro certficado felino por el IFMS.

Nuestro conocimiento de las características específicas de los gatos nos ha llevado a tener una hospitalización exclusiva para ellos, todo ello con el fin de causarles el menor estrés posible.

Para los gatos resulta extremadamente estresante acudir al veterinario. El estrés empieza desde que sus propietarios pelean con él para introducirlo en el transportín, que sólo ven para ir a un sitio donde les pondrán inyecciones en contra de su voluntad. El resultado, maullidos durante el camino, desconocidos demasiado cerca. Una vez llegan a la clínica veterinaria deben esperar su turno al lado de perros que también nerviosos, ladran y los olfatean, provocando cada vez más un cuadro de ansiedad en el pobre «gatete».

Esto significa que nuestras instalaciones tienen un diseño y equipación adaptada a los pacientes felinos, pero sobre todo se trata de un reconocimiento de nuestro nivel de comprensión de los gatos así como de sus necesidades especiales en la clínica.

La reacción habitual y totalmente entendible de este propietario, es un arrepentimiento brutal por haber sometido a su lindo gatito a ese estrés innecesario, con lo que decidirá llevarlo sólo cuando sea imprescindible, que habitualmente será cuando ya esté enfermo y muchas de las veces en estado avanzado.

 

CONSEJOS  COMO LLEVAR MI GATO AL VETERINARIO

Es bueno tener el transportín en casa colocado al lado de su cama para que el gato pueda entrar y salir cuando le apetezca. Acomódalo con una mantita, algún juguete y de vez en cuando ofrécele una golosina. Si esperamos al momento de salir de casa para sacar el transportín del armario y meter al gato se pondrá muy nervioso.

Utiliza un transportín de plástico rígido que le hará sentirse más seguro.

Para el viaje puedes poner en el transportín la mantita que use habitualmente en casa para reposar o alguna ropa con tu olor y el de otras personas de la familia. Eso le dará seguridad.

Si el desplazamiento es largo o utilizas bus o tranvía, cubre el transportín con una toalla: estará escondido y se sentirá seguro.

Hacer desplazamientos cortos las primeras veces que salga de casa para que se avitúe.

No te pongas nervioso porque las personas contagiamos nuestro estado de ánimo a la mascota.

Cuando llegues a la Hospital Veterinario, nos encargaremos de que la visita de tu gato no sea traumática para él. Tenemos experiencia en el manejo de los gatos y en que su estancia en la consulta sea agradable.